2008/09/03

Uno más con Google Chrome

Me faltó tiempo ayer para instalarme el famoso Chrome, como supongo que habrán hecho otras chorrocientasmil personas. A eso de las 22h ya estaba trasteándolo un poco; la verdad es que sólo fue un ratín porque Windows (sí, porque de momento sólo hay versión para Windows) decidió cascar al cabo de poco tiempo y me cortó el rollo.

Decenas de blogueros escribirán ríos de bits sobre el tema en plan técnico y no voy a ser uno más, sobre todo porque lo que más me ha llamado la atención inicialmente es el contenido del cómic con que han presentado en sociedad a esta criatura.

El formato, curioso.
El contenido, interesante, discutible y hasta inquietante.

Lo más interesante: el enfoque y la declaración de intenciones.
  • La web no es aún lo que se pensó que sería cuando se ideó. Tampoco es ya aquel primer esbozo simple que permitieró la tecnología de los años 90. Las nuevas necesidades necesitan de nuevos diseños y no de parches sobre lo que teníamos.
  • Es muy difícil hacer cosas libres de errores, y más cuando tienen que convivir con tecnologías cerradas de otros fabricantes. Los estándares abiertos simplifican y mejoran la fiabilidad de todo el sistema.
  • Cuanto más simple, mejor.
Lo más discutible:
Pese al enorme respeto que le tengo a estos equipos de desarrollo, capaces de engendrar utilísimas herramientas en tiempo record, hay ideas que en ese cómic me han rechinado bastante.

Declaraciones del estilo "no pasa nada si hay un memory-leak en una pestaña porque, total, no pasará mucho tiempo hasta que la cierres" o "es normal que el recolector de basura no funcione bien, así que mejor matar el proceso entero y pista" no me han gustado nada. La forma de resolver los problemas a lo bruto es eficaz, pero no inteligente ni elegante. Tratándose de una megaempresa como Google no me atrevería a decir que no es eficiente porque si algo hacen bien esas moles empresariales es ahorrar y optimizar (en todos los sentidos).

Que hay que probar el software es algo obvio aunque muchas empresas se empeñen en intentar demostrar lo contrario. Sin embargo me parece una tanto salvaje basar el desarrollo en el resultado de una avalancha de pruebas. El que los programadores dejen de meter la pata a base de ver pifias en los resultados de las pruebas es como enseñar a un niño a escribir bien a base de darle collejas cuando se equivoca. Eso no es ingeniería. Eso no es diseño. Estamos hablando de ensayo-error en escalas mastodónticas, algo que no hay que confundir con pruebas mediante el método científico.

Tal vez me falte esa costumbre de solucionar la papeleta como sea y cuanto antes en vez de hacer las cosas bien. Puede que, realmente, haya que hacer las cosas a toda pastilla para que salgan algún dia y sean útiles aunque un tanto chapuceras en vez de ya desfasadas el dia que finalmente salen a la luz una vez absolutamente pulidas.

Actualización:
Por los primeros comentarios que veo creo que la gente no se ha terminado de darse cuenta de que Chrome es una beta bastante verde que según los primeros párrafos de su presentación han sacado únicamente porque alguien dejó ver su existencia antes de lo previsto. Además centran su comparación en características que no son el grueso de su innovación, típicas de otros navegadores, y que son triviales de implementar en caso necesario (como los marcadores o enviar páginas por correo electrónico).

No hay comentarios: