2008/09/17

De la Justicia, el pueblo bobo y los políticos impresentables

Hace unos dias volvió a las portadas el caso Mari Luz tras la sanción impuesta al juez que debería haber encerrado al asesino de la niña. Desde entonces no paran de aparecer comparaciones entre la sanción impuesta al juez y otros casos.

Cuando alguien señala la luna, siempre hay algún bobo que mira el dedo.

En este país los bobos, está visto, se deben contar por millones.

Mientras los comentarios periodísticos, las declaraciones políticas, las tertulias y los post en los diarios web se centran en los 1.500 euros de multa, pocos, extremadamente pocos, se dan cuenta y hablan de la alarmante situación de la Justicia en España.

Para los que no tenemos un contacto directo con la burocracia de los tribunales de este país deberían haber bastado las entrevistas televisivas realizadas en dependencias judiciales. Mas allá de los sujetos entrevistados en primer plano de observa, al fondo, un manto de legajos que recubren mesas, pilas de documentación rebosando de estantes enormes, archivos con papeles amarilleados por el paso del tiempo. ¿A quién le extraña el caos en semejantes condiciones? ¿Hace falta siquiera confirmar con los funcionarios el colapso? Las imágenes son MUY claras.
Poco más se puede decir ya que sobran las palabras.

Centenares de mensajes llaman incompetente al juez por no haber tramitado la documentación. Me pregunto cuánta de esa gente sería capaz de leer una mínima parte de lo que le exigen a un juez. No digo ya entender en profundidad, revisar anejos y pruebas y ejecutar con sentido común; únicamente leer por encima. Reto a cualquiera a intentarlo y que cuente su experiencia.

Si por algo se puede multar al juez es por no quejarse más alto y más claro de la falta de medios y de personal. Lo mismo va por funcionarios, abogados y otros jueces.

¿Quién debe dotar de los medios adecuados a los juzgados? Entiendo que el Ministerio de Justicia, aunque soy lego en el tema.
La documentación amarilla y enmohecida no queda así de la noche a la mañana. Los procesos que cuentan su duración más por décadas que por lustros tampoco aparecen de la nada. Hacen falta muchas legislaturas y muchos ministros incapaces para llegar a esta situación que viene muy muy de lejos.

¿Cómo se les puede llenar la boca a los politicastros de turno con la Sociedad de la Información, con el sistema Red 060, los telecentros, la innovación que suponen las nuevas tecnologías y lo chachi y estupendamente que las implantan? Mientras hacen esfuerzos titánicos para que se sepa que en Villajodinche del Páramo ahora hay banda ancha para sus 50 habitantes se callan como putas sobre los documentos en papel y pruebas que se pierden en los juzgados porque no los funcionarios ya no saben dónde apilarlos.

Una voz con la que no puedo estar más de acuerdo ha dicho:
Quien tiene que pagar una multa millonaria al padre de Mari Luz no es el juez. Es el gobierno. El estado es responsable por no haber sabido proteger a los ciudadanos de un pederasta criminal. No un juez saturado de trabajo. Basta ya de criminalizar a médicos, jueces, policías, que no pueden más, que tienen que atender cientos de casos diarios y que en cuanto cometen un error se convierten en villanos. Como si nunca hubieran salvado una vida, como si nunca hubieran sentenciado correctamente, como si nunca hubieran detenido un delincuente. No se les perdona un error. Se les exige perfección y eficacia absolutas. Pero bueno, señores, que son seres humanos.
Mientras tanto, en países en vias de desarrollo como mi querido Brasil, y que mis queridos compatriotas tratan como ratas, la documentación y el seguimiento de los procesos judiciales se hace de forma digital y formatos estándar.
¿Les quedan cosas que hacer? Por supuesto.
¿Atan a los perros con longanizas? Desde luego que no.
¿Su sistema judicial es bueno acaso? Mejor no me meto en eso.
¿Ignoran sistemáticamente sus problemas? Pues no. Se ponen a solucionarlos y más pronto que tarde, a pesar de la corrupción. Por eso están en vias de desarrollo y nosotros en vias de recesión.

No hay comentarios: