2008/09/17

¿Ética? ¿se están riendo en mi puta cara?

En este país de cavernícolas sectáreos, cualquier momento es bueno para tirarse los trastos a la cabeza. Es lo que produce la polarización radical y el ruido machacón de fondo, que uno pierde el equilibro y le entran náuseas. A otros parece que la falta de equilibrio les lleva a soltar mamporros a lo que se mueva.

En esta ocasión El País se hace eco de las protestas acerca de un libro de texto para la asignatura de Ética de 4º de ESO que publica la editorial Casals. Los autores son José Ramón Ayllón y Aurelio Fernández. De entrada, y para señalar por dónde van los tiros, decir que las tortas les llueven por todos lados y que la defensa, de momento, sólo la he encontrado desde un grupo editorial relacionado con el Opus Dei; pa' qué más, teniendo a Dios de su lado.

La verdad es que iba a repetir lo que dicen unos y otros, pero no merece la pena; son todos unos pobres desgraciados. Si encuentro el libro de marras lo hojearé y puede que lo compre en caso de ser cierto lo que dice la prensa para poder enseñárselo a mis hijos dentro de unos cuantos años y que se descojonen del tipo de mamarrachadas que se pueden llegar a escuchar hoy dia igual que yo no he podido evitar reirme a mandíbula batiente de cosas que leí en aquellos antiguos catecismos de Astete y Ripalda. Si lo que dicen los periódicos no es cierto, tendré que suponer que se trata simplemente de más ruido para acallar el montón de problemas, por no decir de mierda, en que se halla el país.

Agárrense donde puedan porque arrecia una nueva época de peleas arrabaleras en defensa de distitos valores morales que ninguno paladines contendientes demuestra. ¿Qué se puede esperar de un país donde los líderes de izquierdas llevan a sus hijos a centros de enseñanza privados y donde la futura reina es está divorciada? Es el mundo al revés, juas juas.

Paso de expresar mi postura, de sobra conocida, sobre la Educación. Harto me tienen todos.
Sinceramente creo que tanta estupidez junta me supera y el asombro que dio paso a la rabia ha llegado más allá de la ira y va camino de adentrarse para siempre en las sombras de la desazón y la desidia. Me estaré haciendo viejo.

No hay comentarios: