2007/11/30

Energías alternativas ¡NO!

¿Por qué "alternativas"? El adjetivo alternativa se suele aplicar a una posibilidad existente al margen de otra principal o comun; no es que sea el único matiz de su significado, pero me parece el más común.

Creo que una de las cosas que no ayudan nada a la promoción e investigación de fuentes energéticas distintas del petróleo es ese matiz de "no principal", "secundario" que se proyecta hacia un futuro. ¿Para qué invertir tantos recursos en algo marginal?
Quizá dar a las fuentes de energía un cariz general, tratarlas como algo único, dé un empujón al progreso en este área.

Hay formas y formas de hacer las cosas para llegar a lo mismo.
De un tiempo a esta parte varios gobiernos están tomando medidas para ahorrar energía en sus respectivos dominios. Una de las iniciativas ha sido deshacerse de las lámparas incandescentes. En algunos lugares directamente se ha prohibido esta centenaria tecnología por decreto, sin matices. En otros lugares, como Australia, lo que se ha hecho ha sido prohibir lo que no tenga cierta eficiencia. Este enfoque es mucho mejor ya que abarca las implementaciones no eficientes de las tecnologías actuales, las no eficientes de tecnologías futuras y permite implementaciones eficientes de tecnologías actuales.
Lo importante es dejar claro qué es lo que se pretende, y para esto hay que tenerlo claro previamente; exige pensar. Quizá sea pedir demasiado.

No hay comentarios: