2006/10/06

Mis impuestos, mi software

Las administraciones públicas están para gestionar el conjunto de recursos y necesidades que tenemos los ciudadanos de un lugar en común.

Para realizar sus tareas, las administración necesita cada día de herramientas más potentes entre las que se encuentra el software (programas informáticos) que utiliza para comunicarse conmigo y con el resto de la población. Este software está destinado a que la administración nos sirva a todos, y lo pagamos nosotros con nuestros impuestos: es un gasto que hacemos en nuestro beneficio, para nuestro uso (delegado). Viene a ser lo mismo que cuando mi jefe compra una suite ofimática para la empresa; es suya aunque la use yo. La administración, como cualquier usuarios, puede optar por crear por si misma los programas que necesite o bien contratar el desarrollo y mantenimiento con empresas privadas, siendo que cada una de estas opciones tiene sus pros y sus contras.

Los clientes de una empresa de desarrollo pueden establecer las cláusulas de los contratos y en el caso público una de estas condiciones tendría que ser necesariamente que el código fuente y la documentación sean propiedad del cliente, es decir, nosotros. Porque nosotros pagamos directamente el desarrollo del software de la administración.

Todo esto viene a que soy el responsable de la informática de una empresa, desde las tomas de red hasta el desarrollo de aplicaciones pasando por el soporte de "Güindous" y a que en ésta como en todas, o casi todas las empresas con más de 20 empleados, tenemos que usar la Winsuite (100% windows) o JRedCom, su recien nacido derivado multiplataforma, para comunicarnos con la Seguridad Social.
Una de mis decisiones para mejorar las comunicaciones de la empresa fue migrar de un servicio de correo con alguna que otra caida y únicamente accesible por POP3 a Gmail hosted. Las ventajas serían varias y los inconvenientes parecían inexistentes, ya que Gmail también es accesible por POP para quien quiera. El único detalle que se me escapó fue la Winsuite usa el correo electrónico para comunicarse, en concreto el protocolo POP, pero no soporta SSL. La Winsuite nació en el año 1995, cuando Internet estaba poco poblada y los protocolos eran nada seguros ni falta que hacía; Gmail nació bastante después, cuando el SPAM corría libremente por las estepas cableadas. Tras casi dos semanas de gozo viendo cómo el correo basura simplemente desaparecía, me llaman de administración porque "el programa no va".

Resumen de mi problema:

  • Gmail no permite ser usado sin SSL (de momento). Winsuite no sabe ni qué es eso (JRedCom tampoco pese a ser nuevo).
  • Winsuite es el único programa en la empresa que no soporta correo seguro (Keyloggers incluídos).
  • Winsuite necesita una dirección de correo exclusivamente para su uso. Decirle a la SS que cambie la que tienen registrada no es precisamente inmediato.
  • No dispongo del código fuente de la Winsuite o JRedCom para modificar las bibliotecas jurásicas de comunicaciones y hacer que funcione en condiciones.
  • La Seguridad Social no espera. Tiene que estar listo ¡ya.
Solución a mi problema:
  • Volver al hosting antiguo (aun no estaba dado de baja).
  • Odiar el software propietario en la administración pública.
  • ¿descompilar las bibliotecas Java de JRedCom y ver qué pasa?
  • ¿montar una pasarela de correo en la oficina? Qué poco elegante.

Licencia de JRedCom:
Aviso de la T.G.S.S..

La Tesorería General de la Seguridad Social no se responsabiliza de ningún problema
provocado por la utilización de este software, incluso aunque la causa de este problema sea directamente atribuible a algún defecto del mismo.

Las validaciones que hace este software tienen por objeto ayudar al remitente a

comprobar que los datos que envía son técnicamente correctos. Dichas validaciones NO PUEDEN SER CONSIDERADAS COMPLETAS, es decir que se entenderán a todos los efectos SALVO BUEN FIN. De hecho, excepto en el caso en el que el mensaje a enviar no vaya a poder ser leido por la Tesorería General de la Seguridad Social, se permitirá su envío.

El software se entrega a todos los efectos ""tal como está"", no ofreciéndose ninguna
garantía implícita o explícita de ningún tipo sobre su funcionamiento.

Visto que la licencia no lo impide igual no es mala idea intentar reconstruir el programa, pero este tipo de artimañas no sería necesario si dispusiésemos de aquello por lo que hemos pagado todos.

No voy a extenderme más. Simplemente concluiré parafraseando a Malraux que:
La e-Administración será libre o no será

4 comentarios:

Juan Pablo dijo...

Hola,
me encuentro con el mismo problema 3 años despues!!
No me lo puedo creer! Opino igual que tu.
Aunque tambien estoy sorprendido que no encuentro una solucion que no pase por cambiar el hosting del correo o tener que montar mi propio servidor de email.
¿Como lo solucionaste tu?
Gracias.

Juan Pablo dijo...

Marcado para recibir actualizaciones al correo.

Iñigo (Nas) dijo...

Gracias por el comentario.

Así que todavía no funciona con SSL. Menos mal que "se van a impulsar las nuevas tecnologías", que si no...

Mi solución, si por solución entendemos poder enviar los ficheros a la Administración, fue mantener por un lado el hosting de correo para todo lo demás y suscribir una cuenta de correo POP gratuíto en un servidor por ahí.

Sucio y rápido. Para estos menesteres en los que no influye la imagen de la empresa que proporciona el dominio me daba lo mismo utilizar una dirección de correo cualquiera.

Si ya tienes varios servicios, una buena conexión, sistemas redundantes... pues puedes montarte tu propio servidor de correo, que no tiene por qué ser complicado. Como siempre los factores limitantes son disponibilidad, tiempo y dinero. Cuanto más grande sea tu empresa, más probable es que te compense tu propio servidor.

Gmail me aportaba (y aporta) valores muy buenos para esos tres factores, así que me quedo con ellos.

Sacha dijo...

El mismo problema aquí, y yo trabajo en una administración pública.
Me da que vamos a tener que mantener el GMail para todo lo demás, y pillar una cuenta cutre gratuita POP sin SSL de algún proveedor para usarla con la Winsuite.