2006/09/13

Productividad standard

Hoy he vuelto a darme cuenta de lo importante que son los estándares de todo tipo para casi todo y hasta qué punto influyen en mi vida.
(gran) Parte de mi trabajo consiste en dar soporte técnico al personal de la propia empresa en cualquier asunto, casi siempre relacionado con la informática (aunque ya sabemos cómo es esto).

Uno de los usos principales de los ordenadores personales son las aplicaciones ofimáticas para realizar documentos que muchas veces acaban siendo impresos en papel; este papel suele tener unas dimensiones estandarizadas, normalmente A4, A3, A5. Y digo suele, porque en algunos casos alguien se empeña en que queda más bonito un papel con otras proporciones para que quepa un membrete de empresa o por cualquier otro motivo perronero. Hoy me han llamado por una impresora atascada y dentro he descubierto uno de esos papeles especiales, preimpresos con logotipos, y me he enterado de las piruetas que hay que hacer para configurar el procesador de texto con los márgenes correspondientes para escribir dentro de las posiciones enmarcadas en el papel de 183x270 mm.

Tras haber conseguido averigüar las distancias que rigen este caprichoso papel, es momento de probar el tamaño adecuado de la tipografía. Sería fácil si, midiendo el espacio libre en el papel preimpreso, pudiésemos establecer directamente la medida de la letra. Pero esto no es así; en casi todo el mundo usamos el sistema internacional de medida y sin embargo nuestros procesadores de texto suelen estar hechos por empresas norteamericanas y utilizan su patrón de medida para tipografía: el punto. ¿Y cuanto mide un punto? pues depende, así que tampoco podemos fiarnos de ese sistema.

Markus Kuhn tiene unos buenos textos al respecto de la estandarización en papel, tipografía y ... FECHAS!!!

Parece que fue ayer cuando Honorino nos abafaba en clase de EDI con "el problema de las fechas". Cuanto más pasa el tiempo más pienso en lo razonable de su paranoia con el calendario, sobre todo a medida que desarrollo más código fuente que tiene que meter mano a cálculos de tiempo a partir de datos almacenados. La eterna lucha entre "en mi pueblo se hace así" y "el estándar dice" es realmente cruenta cuando uno utiliza herramientas de programación diseñadas por el enemigo.

Al fin, todo esto viene a que yo no tendría por qué perder el tiempo en hacer medidas absurdas y conversiones innecesarias y podría mantener mi concentración en el código que estoy escribiendo si no fuese por esa aparente necesidad de patear los estándares. Hace poco estuve leyedo sobre la relación entre tiempo de trabajo ininterrumpido y rendimiento y, realmente, tener que dejar algo cuando mejor está yendo para colocar la mente en un disparate no es la mejor forma de ser productivo.

Menos mal que trabajo en una pyme, que si llego a ser de la ESA ya habría matado a alguien.

No hay comentarios: