2009/01/21

Hay que arreglar esto entre todos.

Como todo el mundo, suelto mi lista de principales culpables de la situación actual:
  • Dinero negro a mogollón, que con la entrada del Euro y la obligación de declarar los cambios de divisa en cantidades grandes empujó de forma brutal la burbuja inmobiliaria. Todo el mundo movió lo que tenía debajo del colchón dentro de ladrillos. Es lo que pasa en un país donde la gente escaquea sus responsabilidades de forma generalizada y además está bien visto (hay que ser pringao para pagar impuestos).
  • Cara dura, que de nuevo con la entrada del Euro, colocó una coma a los precios en pesetas para convertirlos a euros. Recordemos: 1 euro=166,386 pesetas y NO 1 euro=100 pesetas, que es lo que ocurrió. El gobierno negó siempre la mayor: ¿inflacción nosotros? Nah, poca cosa.
  • Burbuja inmobiliaria + cultura de la incultura: Si puedes ganar una pasta sin estudiar, siendo un pelanas, ¿para qué esforzarte? Precios de inmuebles en alza, salarios de curritos en alza (ganando dinero en negro, aquel del cambio al euro), crédito barato porque hay mucho trabajo y buenos sueldos, deuda desmedida por haber crédito barato, poco cerebro para manejar la deuda...
  • Falta de cultura empresarial y del esfuerzo, que ha creado empleo poco más que alrededor de la burbuja. ¿Para qué arriesgarse si un currito gana lo que gana?
  • Política cortoplacista. Ningún partido dice nada que mire más allá de las siguientes elecciones, ni a favor ni en contra de nada. Las referencias temporales se limitan al hoy, al mañana por la mañana y, especialmente, al extenso pasado. Ninguna estrategia, ningún plan de futuro, ningún análisis de la evolución del presente.
  • Sindicatos que hace tiempo se dedican a cobrar subvenciones de fondos europeos, justificándolas de cualquier manera y sin realizar lo subvencionado. Acción sindical cero, ya que el empleo va de perlas gracias a la santa burbuja que nunca se acabará y no hay por qué pensar que faltará trabajo en el futuro.
  • Educación deficiente. Mi tia-abuela, catedrática de Historia ella, siempre me habló de las reformas educativas en España desde que ella empezó a sufrirlas (allá por 1918); siempre para peor o, al menos, no realmente como deberían. Deficiencias + corto plazo político + poco nivel cultural en la sociedad + burbuja = país de subnormales con escasa preparación.
  • Promoción del campo, de la minería, el sector primario que de verdad es origen del país, alma de nuestra gloriosa tierra. Lástima que sea brutalmente deficitario y anticuado. En un país ideal las subvenciones se utilizarían para intentar competir, pero aquí son para vivir del cuento. Modernizar técnicas de cultivo, economizar recursos hídricos, reconvertir áreas con escaso futuro, etc. son cosas para otros, que a nosotros no nos hace falta ser más competitivos; aquí pedimos otra ronda, que paga el tito FEDER.
  • Ostracismo de la Ciencia y la Tecnología, que no sirven para nada ¿verdad? Es obvio que no merece ningún respeto aquel tan idiota que se mata a trabajar, habiendo estudiado una carrera, y que cobra la mitad que un albañil.
  • España es un bar. Tanto lo somos que nuestro sector servicios es, básicamente, el turismo de sol, playa y alcohol barato. Ahora que los europeos están apretados pasan de irse de borrachera al extranjero o buscan destinos más baratos para sus melopeas.
  • Irresponsabilidad colectiva. Porque no nos engañemos, todas estas mierdas barbaridades que he enumerado las estamos permitiendo todos. He estado tentado de mentar a los gritones que ahora se llevan las manos a la cabeza mientras se han dedicado a hacer el chorra durante décadas (que es el tiempo mínimo que esto se lleva fraguando), pero me voy a abstener de soltar más bilis.
Creo que estas son las causas más importantes, aunque puede que me deje algo.

Consecuencias básicas:
  • CRISIS, joder, CRISIS. jajajajajajajaja.
  • Tejido industrial cero. Sin empresarios, sin trabajadores especializados dispuestos a cobrar sueldos miserables comparados con sueldos y costes de vida europeos.
  • Sector servicios... ¿a quién?
  • Sector primario... pues primario, coño, ¿cómo va a ser? Sin aspiraciones más allá de otra subvención, quejándose de todo y abocado al desastre en cuanto se acabe el mamar de la teta de Europa.
  • Fuga de cerebros. Muchos de los que sí nos hemos preocupado en formarnos convenientemente hace tiempo que le perdimos el respeto a la madre patria y nos planteamos el huir como ratas a algún lugar donde se nos valore. Algunos tenemos suerte aquí como asalariados, otros tienen además las agallas de convertirse en empresarios en España (olé por vosotros) y otros se dejan de rollos y se alejan del avispero (con razón).
  • Cerebros a la parrilla, o como se llame a tener a doctorandos currando en el McDonald's, mientras se plantean el marcharse del país o contribuir a la estupidez colectiva.
  • Nula capacidad de respuesta, ningún plan B de contingencia. Cuando pones todos los huevos en la misma cesta y se te cae, te quedaste sin tortilla, lo mires como lo mires.
  • ¡DEUDA! que además seremos incapaces de pagar en condiciones. Ya nos miran mal y esto sólo acaba de empezar (hace cuatro días no había nada de qué preocuparse).
Siguiendo uno de los objetivos que me he marcado para el futuro, voy con la parte constructiva.

Hacen falta políticas de todo tipo a largo plazo. Sí, es increíblemente genérico, pero es que no hay nada hecho. Yo empezaría por:
  • Educación, para dejar de formar la mano de obra de peor especie de la Unión Europea.
  • Justicia, porque sin ella lo demás no funciona.
  • Diversificación del empuje a la industria. Hay que dejar de poner todos los huevos en la misma cesta.
  • Políticas energéticas, definición de un modelo. Dependemos en exceso de recursos extranjeros, tenemos unas instalaciones nucleares que son antiguallas pero dependemos de ellas y no se plantea actualmente su eliminación total o su sustitución.
  • Recursos naturales. No se fomenta el uso responsable de recuros hídricos (campos de golf donde llueve, regadío en semidesiertos, urbanización desmadrada, sistemas de conducción deficientes).
  • Transporte. ¿Cómo queremos que funcione? El modelo actual no fomenta precisamente el uso del transporte público, de energías menos contaminantes.
  • Financiación estatal, regional, municipal. Gastamos demasiado en organizaciones redundantes al mismo tiempo que los municipios se han tenido que financiar especulando con el suelo para poder funcionar. O damos competencias autonómicas y eliminamos ministerios o al contrario, pero no todo al mismo tiempo.
Esto, para empezar, pero desde luego no para terminar.

No hay comentarios: