2007/09/25

Elegir destreza de forma fácil ¿será posible?

A lo largo de los años he oido montones de sandeces sobre lo que debe ser un sistema operativo.
Siempre ha habido comentarios sesudos, serios, inteligentes, pero muchos otros, la mayoría, han sido más en plan fanático y con poco donde rascar. Desde luego yo no soy un experto ni mucho menos un gurú, pero creo que tanto "fanboy" hace poco bien a discusiones productivas.

Entre los varios temas de riña están la seguridad, el rendimiento, la potencia, la usabilidad, la instalación/actualización. Sobre el rendimiento y la seguridad hay que tener una experiencia importante para hablar con propiedad, así que no lo haré. Sobre la usabilidad, sólo hay que ser usuario, haber visto a muchos otros y ser empático. Esto sí que lo cumplo.

En 1997, cuando me instalé una SuSE por probar Linux o más tarde Eurielec Linux, el tema de la facilidad de instalación sí que era vital para GNU/Linux porque era el punto inicial que alejaba a los usuarios de probarlo. Había cosas más fáciles, más difíciles y otras muy jodidas. Era relativamente común que algo cascase o que un dispositivo no estuviera soportado (a pesar de que aun no había tantos dispositivos-sólo-para-windows). Ahora que este proceso es en la mayoría de las distribuciones de GNU/Linux más simple, más explicativo y más efectivo que una instalación de Windows, hay quien empieza a quejarse de la excesiva simplicidad y de la orientación al usuario leigo. Si no usas la shell para todo, no mereces la pena como usuario de este sistema, dicen, olvidándose de que manejar el sistema operativo en sí mismo no es un fin y sí un mal menor para realizar lo que de verdad importa: "nuestras cosas"; para los únicos para los que es un fin en si mismo es para nosotros, para los que nos dedicamos A ellos.
Hay pocos sistemas "en activo" que sean potentes, seguros, simples y usables. El que quiera, que hable aquí de BeOS, de Amiga, ...

Tengo la sensación de que muchos sistemas actuales van orientados, bien a "manitas" y usuarios avanzados, o bien a gente que pasa de saber nada de su máquina. Las cosas avanzadas son fáciles de hacer en los de "manitas", pero el dia a dia es farragoso. En los sistemas "para tontos" lo avanzado está muy enrevesado y escondido, mientras que lo habitual para la mayoría de la gente está a mano y sin posibilidad de toqueteo.
Cuando compartes un sistema para varias tareas o entre varias personas con intereses diferentes esto suele ser un problema.

¿Y si dispusiéramos de un selector simple de dureza? Algo que adapte distintos parámetros del sistema de forma muy sencilla como puntos de partida. ¿Alguien se acuerda del Wolfenstein y de Doom? Por ejemplo, ya desde la instalación, Hurt me plenty!



NivelNombreClaseModificadores
1I'm Too Young To DiefácilTodo GUI, modos de compatibilidad activados, servicios mínimos de sistema. Nada de configuración.
2Hey, Not Too RoughfácilPermite configuraciones básicas desde el GUI.
3Hurt Me PlentymedioConfigurable desde GUI y ficheros. Servidor básico
4Ultra-ViolencegeekNecesita ser configurado en detalle, pero es estable.
5Nightmare!chungoEspero que te guste vi. Escoge tu planificador de tareas favorito, gestión de memoria, toca el kernel ... Todo con los últimos paquetes en desarrollo o inestables.


A medida que el usuario se sienta cómodo en su nivel de dureza puede querer pasar a otros que le exijan más o, por lo contrario, convertirlo en una caja negra que simplemente funcione sin necesidad de reinstalar o practicar magia arcana.

Hala Diego, ahí queda eso como sugerencia para tu futuro sistema operativo.

No hay comentarios: