2006/08/18

Vuelta a la tortilla

Ya estoy cerca de terminar las vacaciones.
Estos días me han sentado muy bien. Despejarse, ver lugares nuevos y conocer gente siempre es agradecido y, en ocasiones, fantástico. Retomar el contacto con la pareja revitaliza, mas allá de la rutina que te sujeta impidiendo acercarte más de los minutos que te deja el trabajo.
Ya llevaba prácticamente dos semanas sin tocar un ordenador y me encuentro ... ¡bien! Antiguamente pasaba unos días de mono, necesitando teclear algo, leer alguna pantalla; hoy en día nada de eso. El paso del ocio al trabajo hace que algunas cosas tomen matices que piden un tiempo de alejamiento.
Vivir unos días como un peatón digital (vamos, un usuario de andar por casa) ayuda a ver cosas con perspectiva. Una de ellas es la manía de los ingenieros por utilizar nuevas tecnologías en problemas ya resueltos con éxito. Sí, a mi también me gusta hacerlo, pero si no aporta ventajas de importancia es mejor dejar las cosas como están casi siempre. Un par de días usando el sistema de metro de Oporto me han dejado esto más que claro, aunque los sobresaltos casi me hayan hecho llegar a las manos con un interventor probablemente incapaz de comprender el sistema que "controla". Estas cosas ya las comentaré en otro momento, con fotos y esquemas. La vista de peatón, en el sentido estricto, también me ha devuelto el interés por otra de mis aficiones: el transporte, especialmente el público; recorrer con los "metros", tranvías y buses las ciudades puede ser emocionante.
Creo que para ser el primer día de retomar el PC será mejor que no amanezca tras el teclado.

Buenas noches noches a todos todos.

No hay comentarios: